Buscar en
Buscar
  > Columna de Opinión
Jueves, 23 de abril de 2009
El libro: todo un mundo por descubrir. 
Alfonsa Lora Espinosa (pediatra) y María Jesús Díaz Aguilar (psicopedagoga)

Joven leyendo un libro.
Joven leyendo un libro.
Nuevamente dedicamos unas breves líneas al libro. Pero, en esta ocasión, queremos poner el énfasis en las historias que guardan cada uno de ellos, y en el beneficio que éstas aportan al desarrollo emocional, del lenguaje, cognitivo y social de los niños.

Si se nos permite, en esta ocasión, deseamos cambiar el emblema de este 23 de abril de 2009 por el del “Día de las Historias Escritas” o el día de la Literatura o el día de los Personajes. Porque el texto impreso no debería situarse tan sólo al alcance de los que conocen el código para descifrarlo. Hoy también es el día de los que no saben leer pero que, de alguna manera, se acercan a las historias escritas para saborearlas, indudablemente, de otra forma. Sin la privacidad que proporciona la lectura individual, pero con la misma emoción por escudriñar, a través de la oralidad de otros, lo que esconde la tinta sobre el papel.

Lo que queremos hoy, por encima de cualquier otra idea, es hacer apología de las historias que se encierran en las infinitas páginas de todos los libros que hemos leído alguna vez o que nos han contado. Muchos niños y niñas de distintas edades y por infinidad de circunstancias no pueden o, incluso, no podrán nunca acercarse al texto impreso por sí mismos y tener la habilidad para descifrar lo que allí aparece y, así, comprenderlo y soñar. Sin embargo, estos sueños no están vetados para nadie.

Cualquier niño que coja un libro o un cuento, que lo coloque en su regazo, que deslice sus pequeños deditos por las páginas, que se pare en cada dibujo o en cada párrafo, que oiga el murmullo del pasar de las hojas y que evoque el susurro de los personajes de esa historia, ya está soñando. Por esto, el día del libro no es sólo de los que saben leer, es también de los que se acercan a ellos desde la lectura emergente que no descifra ni comprende, pero que proporciona otro tipo de ensoñación y compañía placentera.

Muchos niños y jóvenes de hoy en día no han experimentado nunca este tipo de sensaciones: emerger, descifrar, comprender y soñar. Pasan al lado del Capitán Barba Azul, el Conde de Montecristo, Dartagnan o Miguel Estrogoff y tantos otros con el muro de piedra del ruido de sus auriculares gritando en sus mentes, o con sus dedos ocupados en diminutas teclas que jibarizan su imaginación y acortan los sueños en sus vidas; no han tenido el gusto de conocer a Alejandro Dumas, a Julio Verne ni al doctor Linvingston y, por ello, sus existencias del siglo XXI son más pobres. Sus historias nos pasean por la inmensidad de África, los aromas de La India o nos permiten navegar por el Amazonas sin haber estado allí, amplían nuestros horizontes y posibilitan que nos acerquemos a otras culturas para ansiar conocerlas.

 

 


Eventos
Agosto 2018
L
M
X
J
V
S
D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad