Buscar en
Buscar
  > Consejos
Consejos prácticos para conservar los alimentos. 
Fecha última actualización: 20/12/2010

asado navideño
Los platos cocinados deben consumirse, refrigerarse o congelarse en menos de dos horas
¿Ha tenido invitados en casa y ha sobrado comida?, ¿cocina cuando tiene tiempo y congela las raciones?, ¿se le estropea habitualmente la comida en el refrigerador?
En cualquier caso, debe conocer que han de cumplirse una serie de normas básicas para conservar los alimentos con seguridad para nuestra salud, y para evitar que las propiedades nutritivas se pierdan en el proceso.

Guardar los alimentos.

-No utilice los recipientes en que se cocinaron o sirvieron. Guarde la comida en raciones pequeñas, y utilice recipientes limpios, poco profundos y que puedan taparse.
-Para alimentos enlatados abiertos (espárragos, olivas, sardinas, tomate frito, etc), deseche siempre el envase -pues su interior puede oxidarse rápidamente- y consérvelos con su caldo.
- Los platos cocinados deben consumirse, refrigerarse o congelarse en menos de dos horas. Este tiempo depende de la temperatura ambiente: en verano las bacterias pueden reproducirse y resultar nocivas en menos de una hora.

Refrigerar

- La temperatura ideal del refrigerador debe oscilar entre los 2 y 4 grados centígrados, dependiendo de lo llena que esté la nevera. No debe ser menos, pues si no los alimentos pueden congelarse parcialmente, pero tampoco superior pues a partir de los 4 grados comienza el crecimiento bacteriano. Hay que tener también en cuenta que la temperatura en el interior de los alimentos es mayor que en su exterior.
- Hay que tener siempre en cuenta que las comidas cocinadas no pueden meterse en el frigorífico inmediatamente. Hay que esperar a que alcancen la temperatura ambiente, pues los alimentos calientes -por radiación- aumentarán la temperatura de todo el refrigerador y podrán estropear los alimentos contiguos.
- Con los huevos hay que ser especialmente cuidadoso, limpiando las cáscaras sucias, conservándolos en el frigorífico, y desechando los que tienen la cáscara rota o agrietada.
- En el caso de frutas y verduras, es importante lavarlas con agua abundante y eliminar los restos no comestibles antes de guardarlas.
- Debemos conocer las particularidades de nuestro refrigerador, su potencia frigorífica, sus diversas secciones y complementos, y sus posibilidades de conservación. Generalmente, los frigoríficos no refrigeran a una temperatura uniforme, sino que cuentan con diversas zonas, destinadas a alimentos diferentes:
-Zona más alejada al congelador.: es el área más caliente. Ideal para conservar quesos, frutas y verduras.
-Zona media: indicada para la leche y lácteos
-Zona más cercana al congelador: es la zona más fría. Ideal para carnes y alimentos precocinados.
- Tenga en cuenta que la puerta del frigorífico es la que más oscilaciones de temperatura sufre. Evite, pues, situar en ella alimentos delicados y sensibles al calor.
- A diferencia del congelador, evite llenar en exceso el frigorífico, y organice los alimentos de modo que el aire frío pueda circular entre ellos.
 
Nevera abierta con alimentos
Evite llenar en exceso el frigorífico, y organice los alimentos de modo que el aire frío pueda circular entre ellos
- Consuma los alimentos cocinados antes de dos días. Si prevé su conservación a más largo plazo, congélelos.
- Separe siempre los alimentos crudos de los cocinados. Los alimentos crudos pueden contener bacterias que contaminarían a los cocinados.
- No vuelva a conservar los alimentos ya recalentados.

Congelar

La congelación retrasa el deterioro de los alimentos y prolonga su seguridad, evitando que los microorganismos se desarrollen. No obstante, la mayoría de los microorganismos (a excepción de los parásitos) siguen viviendo durante la congelación, así pues, es preciso manipular los alimentos con cuidado tanto antes como después de ésta.
Los congeladores deben estar siempre a -18°C o menos.
A diferencia de lo dicho para el frigorífico, los congeladores funcionan mejor cuando están llenos y sin mucho espacio entre los alimentos.
Es importante proteger los alimentos para evitar quemaduras de congelación utilizando bolsitas especiales y recipientes de plástico. No proteger los alimentos puede provocar que se deshidraten rápidamente.
Al igual que en el refrigerador, nunca introduzca alimentos calientes en el congelador ya que aumentaría la temperatura afectando negativamente a otros alimentos.

Los alimentos frescos deben prepararse, antes de la congelación, para preservar sus cualidades:
- Hortalizas y frutas: tras lavarlas con agua abundante y eliminar las partes no comestibles, deben hervirse durante un minuto y posteriormente darles un baño en agua fría. Este proceso -denominado escaldado- evitará los reservorios bacterianos propiciando una conservación perfecta del producto, aunque puede provocar una pérdida del 15 al 20% de vitamina C. (pero tenga en cuenta que ciertas frutas y verduras verdes pierden un 15% diario de vitamina C a temperatura ambiente).
- Carnes y pescados: hay que limpiarlos y deshuesarlos o quitarles las espinas. En la carne hay que retirar la grasa excesiva y los tendones. En el pescado es conveniente retirar escamas, tripas y cabeza. En este tipo de alimentos prácticamente no se pierden propiedades debido a que la congelación no afecta ni a las proteínas, ni a las vitaminas A y D, ni a los minerales que contienen. Durante su descongelación, se produce una pérdida de líquido que contiene vitaminas hidrosolubles y sales minerales, que igualmente se perderán al cocinar el producto.

Los alimentos con mayor contenido de grasa, como la nata y algunas salsas, tienden a cortarse cuando se congelan por lo que, aunque no se estropean, pueden perder sus propiedades.

Igualmente, hay que tener en cuenta que la congelación produce cristales de hielo que rompen las membranas celulares. Esto no afecta a la seguridad de los alimentos, pero si puede ocasionar que pierdan sus propiedades de textura o dureza. De esta forma, hay alimentos cuya congelación es desaconsejable como es el caso de las verduras de ensalada, los champiñones, las bayas. . .

La congelación comercial es más rápida, gracias a lo cual los cristales de hielo que se forman son más pequeños. De esta forma, se reduce el daño ocasionado a las membranas celulares y se preserva más la calidad. Esto explica que existan en el mercado, por ejemplo, champiñones congelados.
 
verduras y hortalizas
En el caso de frutas y verduras, es importante lavarlas con agua abundante y eliminar los restos no comestibles antes de guardarlas.

Los alimentos pueden permanecer en un congelador doméstico entre 3 y 12 meses, según su capacidad de congelación y temperatura, y según el tipo de alimento.

Evite siempre volver a congelar alimentos previamente descongelados. En el caso de productos comerciales en cuyo transporte se ha roto la cadena del frío (han superado los cero grados), consúmalos de inmediato. Si se trata de productos frescos puede cocinarlos y volverlos entonces a congelar.

Recalentar y descongelar.

Cuando recaliente los alimentos cocinados y refrigerados, deje que los líquidos de la comida hiervan durante unos minutos, y remueva bien la comida parra asegurarse que el centro del alimento alcanza, al menos, 65ºC. A esta temperatura se destruyen las bacterias patógenas.
Nunca recaliente la comida más de una vez. Saque del refrigerador sólo las raciones que va a consumir y, si le sobra, deséchela.
Deseche también los alimentos en los que aprecie mal olor, cambios de color, zonas viscosas o mohosas. . . Todos estos signos son indicadores de que el alimento ha comenzado a descomponerse y puede contener bacterias o toxinas. Tenga en cuenta que algunas toxinas son resistentes al calor y pueden provocarle enfermedades potencialmente peligrosas.
Recuerde: si tiene reparos o dudas sobre un alimento, y sobre el tiempo que lleva refrigerado, tírelo sin dudarlo.
Para descongelar los alimentos, introdúzcalos en el frigorífico previamente. Nunca los deje descongelar a temperatura ambiente, ya que no todas las partes del alimento se descongelan a la misma velocidad, y pueden contaminarse.

Fuentes:
1.-OCU: recomendaciones sobre cómo conservar los alimentos en casa. Accedido el 26/11/02

2.-s.a Método de conservación de alimentos. Accedido el 20/01/04

3.-Diario Medico. Un Verano nutritivo. Accedido el 20/01/04

4.-Consumer, (2003). Conservar los sobrantes de comida en Navidad. 72 (40-41)

 
Enlaces relacionados con este consejo
Asociación Española de Alérgicos a AlimentosValoración:5Valoración:5Valoración:5 [Ir]

Consejos relacionados
- Alimentación y consejos saludables para las Fiestas
- "Que tu alimento sea tu medicina"
- Salmonelosis: consejos para evitarla
- Una cesta de la compra sana
- Recomendaciones sobre higiene sexual

Noticias relacionadas
- La contaminación ambiental perjudica la salud respiratoria infantil
- Empieza la cuenta atrás en Cancún
- El 79% de la población española respira aire contaminado
- El ruido amenaza la salud del corazón
- Más de 53 países europeos establecerán nuevas medidas de protección de los riesgos medioambientales

Reportajes relacionados
- La contaminación atmosférica y la salud respiratoria
- Cuando el aire contamina la vida
- Comemos lo que somos
- ¿Qué es el Virus del Papiloma Humano (VPH)?
- ¿Que es la fiebre?

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
Valoración: 3 (nº votos: 11)Valoración: 3 (nº votos: 11)Valoración: 3 (nº votos: 11)  


Eventos
Abril 2018
L
M
X
J
V
S
D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad