Buscar en
Buscar
  > Noticias
Lunes, 01 de octubre de 2007
La Academia Americana de Alergología e Inmunología insiste en que el tratamiento correcto de la dermatitis atópica pasa por aliviar los síntomas y reducir la inflamación cutánea
La dermatitis atópica afecta aproximadamente al 18 por ciento de la población infantil  

Niña con su madre en la playa
Las temperaturas extremas resecan la piel y empeoran la dermatitis atópica.
(azprensa)
La dermatitis atópica afecta aproximadamente al 18 por ciento de la población infantil española, prevalencia que parece ir en aumento en los últimos 30 años. Varios estudios han demostrado que, por ejemplo, en Estados Unidos la patología ha pasado de un 7 a un 17,2 por ciento de incidencia en los niños.

Se trata de un cuadro mucho más prevalente en los países occidentales. Así, mientras que en España o Noruega alcanzamos cifras entre el 18 y el 19 por ciento, en otros, como Tanzania, se quedaría en un 0,7 por ciento.

En Dinamarca, una investigación llevada a cabo con niños de primer curso de educación secundaria demostró que una quinta parte de los escolares habían padecido dermatitis atópica en épocas anteriores. Y es que la situación es muy similar en todos los países de nuestro entorno.

Los factores ambientales resultan fundamentales en este sentido. Además, la mayoría de los pacientes cuentan con una historia familiar o personal de asma, fiebre del heno o eczema que les hace especialmente vulnerables. “En general, la primera manifestación suele aparecer en torno a los 5,5 meses de edad”. Es en esta época cuando el pronóstico se complica. De hecho, sabemos que “si la enfermedad se inicia durante los primeros 6 meses de vida, si se desarrolla en recién nacidos o si el paciente tiene historia de alergia en las vías respiratorias tienen un peor pronóstico y una evolución más extensa”, destacó la doctora Tribó, dermatóloga del Hospital del Mar de Barcelona.

Aunque no existe ningún marcador específico que determine su diagnóstico, se puede detectar a través de la historia del paciente y, sobre todo, de los signos de la enfermedad. La piel de los pacientes adopta, típicamente, un aspecto seco, áspero y escamoso y con frecuencia se inflama, se vuelve roja y edematosa y, además, produce picor. Esta patología cursa en brotes cuyo inicio y alcance se ven fuertemente influenciados por circunstancias externas (sequedad ambiental, alergenos, tejidos, presencia de animales, etc.) o internas, como el estrés.

La Academia Americana de Alergología e Inmunología insiste en que el tratamiento correcto de la dermatitis atópica pasa por aliviar los síntomas y reducir la inflamación cutánea. Para conseguirlo, es necesario hidratar muy bien la piel del paciente “mediante técnicas adecuadas de baño y el uso frecuente de humectantes que consigan reducir la sequedad y ayuden a restablecer la integridad de la barrera epidérmica”, explicó la doctora Tribó.

 

Enlaces relacionados con esta noticia
Academia Española de Dermatología y VenerologíaValoración:6Valoración:6Valoración:6 [Ir]

Noticias relacionadas
- Las constantes lluvias de los últimos meses retrasan los brotes alérgicos pero auguran fuertes picos de polinización
- La contaminación ambiental perjudica la salud respiratoria infantil
- Las alergias por polen se mudan al invierno
- Los alérgicos al polen tendrán una primavera suave por la escasez de lluvias
- El 25% de la población mundial sufre algún tipo de alergia

Reportajes relacionados
- Tratamiento dermatológico del vitíligo
- ¿Que es el Bullying Escolar?
- ¿Que es la pediculosis o piojos de la cabeza?
- Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, una vida familiar trastocada.
- La obesidad infantil, fatal consecuencia de lo que llamamos "un mundo desarrollado".

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
 

Eventos
Noviembre 2020
L
M
X
J
V
S
D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad