Buscar en
Buscar
  > Noticias
Lunes, 31 de octubre de 2011
Este trabajo ha sido publicado en la revista Acta Pediátrica Española
Los purés comerciales para los niños poseen un perfil nutricional semejante al de los caseros 

Astra Zeneca. Madre joven con su bebe.
Madre joven con su bebe.
(SINC. Servicio de Información y noticias Científicas.)
A partir de los 4 o 6 meses, la lactancia materna no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales de un niño, por lo que se deben introducir alimentos suplementarios para aportar los nutrientes y energía que la leche o fórmulas infantiles no pue­den proporcionar. Desde los 5 o 6 meses se comienzan a incluir en su dieta alimentos sólidos de forma progresiva. Entre este tipo de alimentos, los purés comerciales listos para el consumo, han cobrado una gran importancia debido al escaso tiempo del que disponen muchas fa­milias para elaborar purés de forma casera.

Este artículo compara el perfil nutricional de tres tipos diferentes de pu­rés a base de carne de cordero, ternera y pollo (de tres marcas comerciales diferentes) con el de pu­rés caseros.

En función de los resultados obtenidos, se puede afirmar que no existen diferencias relevantes en el perfil nutricional de pu­rés elaborados de forma casera con respecto a los industriales en cuanto a su composición en macronutrientes, y que, estos últi­mos permiten un perfil en el producto acabado más controlado y homogéneo debido a su proceso de elaboración.

Los investigadores defienden que la variabilidad proteica observada puede deberse al empleo de distintas piezas cárnicas y a la cantidad añadida en la formulación. Con respecto al contenido en sodio, su presencia en los purés depende fundamentalmen­te de la formulación y de la sal añadida; así, en el caso de los purés caseros cabe destacar que existe un riesgo de sobrepa­sar las concentraciones de sodio recomendadas al adicionar este electrólito durante la elaboración.

En cuanto al perfil lipí­dico, tanto los purés comerciales como los caseros presentan un patrón muy similar, predominando los ácidos grasos mo­noinsaturados, seguidos de los saturados y de los poliinsatura­dos. Atendiendo a la formulación, se puede corroborar que algu­nas marcas comerciales refuerzan el contenido en ácido linoleico y linolénico con la incorporación de aceites de semi­llas.


 

Noticias relacionadas
- Comer de forma saludable en la oficina es posible
- Hacer más ejercicio, cuidar la alimentación y abandonar el tabaco son los tres propósitos al inicio del 2015
- Presentan un informe sobre seguridad alimentaria en el mundo
- Navidad cardiosaludable
- Contra la obesidad y la crisis, comida sana en Navidad

Reportajes relacionados
- ¿Qué es la Diabetes, Mellitus o Insípida?
- La obesidad infantil, fatal consecuencia de lo que llamamos "un mundo desarrollado".
- La carne: Mitos y falsas creencias.
- ¡Cuando la comida se convierte en tu peor enemigo!.
- Las dietas milagrosas, castillos de arena contra la obesidad

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
Valoración: 1 (nº votos: 1)  

Eventos
Octubre 2018
L
M
X
J
V
S
D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad