Buscar en
Buscar
  > Noticias
Viernes, 09 de marzo de 2012
El número de agentes que pueden provocar asma laboral supera los 400
Entre el 10% y el 25% de los casos de asma se agravan por factores relacionados con el trabajo 

Astra Zeneca. Mujer con inhalador
Administración de medicación antiasmática
(Redacción TSB. Web del TSB)
En la actualidad, la lista de agentes existentes en el lugar de trabajo que causan asma crece continuamente hasta alcanzar los 400. “Entre el 10% y el 25% de los casos de asma se agravan por factores relacionados con el trabajo”, explica el Dr. Julio Delgado, coordinador del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en el marco de la reunión Espacio Asma: Nuevos retos en el diagnóstico y la terapia del asma ocupacional para alergólogos.

En opinión de este experto, “es muy importante detectar a tiempo los nuevos agentes que causan o agravan el asma y en qué entornos se presentan para poder llevar a cabo medidas preventivas en la población expuesta a este tipo de ambiente. Aunque el desarrollo de nuevos fármacos antiasmáticos ha mejorado su control, para el correcto tratamiento del asma ocupacional sigue siendo básico evitar el contacto con el agente que lo causa”.

A pesar de que la prevalencia de asma relacionada con el trabajo no está claramente definida en España, sí que se conocen los factores con los que se ha relacionado. “Puede ser a partir de factores del paciente, como antecedentes de alergia o tabaquismo, o del propio ambiente laboral, ya que la presencia de altos niveles de potenciales agentes causales de asma ocupacional incrementa su incidencia y prevalencia”, explica el Dr. Delgado.

Para abordar las últimas novedades del asma ocupacional, durante dos días, cerca de 100 alergólogos se reúnen para revisar las últimas novedades desde el punto de vista de los aspectos clínicos, diagnósticos, de tratamiento y prevención, así como la legislación actual aplicable en estas situaciones.

Los derechos legales del paciente con asma ocupacional dependen de varias particularidades. Tal y como explica el Dr. Delgado, “hay que diferenciar si se trata de un verdadero asma ocupacional o asma que se ha agravado en el trabajo. En cualquier caso, el asma ocupacional correctamente diagnosticado es una enfermedad profesional y como tal debe ser valorada a efectos legales”.

¿Cómo detectar el asma ocupacional?

Ante un paciente que presenta síntomas de dificultad respiratoria en su ambiente laboral, el Dr. Delgado señala que “el primer paso es confirmar que se trata en realidad de asma, con la realización de pruebas de función pulmonar que demuestren la presencia de obstrucción reversible de la vía respiratoria. Una vez confirmada la presencia de asma, es necesario relacionarla con la ocupación del paciente, demostrando que un determinado agente presente en su medio laboral es la causa de la sintomatología. Para ello se realizan pruebas diagnósticas específicas, tanto cutáneas o serológicas como de función pulmonar. En cualquier caso, el mayor reto es la realización de un diagnóstico etiológico precoz, que evite la aparición de lesiones irreversibles en estos pacientes”.

“Aunque la historia clínica es esencial para la sospecha diagnóstica del asma ocupacional, el diagnóstico no debe basarse exclusivamente en ella, ya que debe confirmarse mediante pruebas de diagnóstico etiológico específico (como las pruebas alérgicas), y con pruebas de función pulmonar que pueden realizarse en el mismo lugar de trabajo o bien reproduciendo las condiciones laborales en el laboratorio”, explica el Dr. Delgado.

La Guía Española de Manejo del Asma (GEMA) recoge los criterios básicos de diagnóstico y seguimiento de los pacientes con sospecha de asma ocupacional.

Asma y asma ocupacional

El asma es una enfermedad respiratoria crónica, aunque variable en sus síntomas. Su alteración funcional principal es una obstrucción reversible de la vía respiratoria, que produce episodios de tos, ahogos, opresión en el pecho y ruidos al respirar. Estos síntomas son producidos por diferentes causas, fundamentalmente por una reacción alérgica, y son total o parcialmente reversibles espontáneamente o con tratamiento.

Por su parte, el asma ocupacional es aquella producida por la inhalación de determinados agentes en el lugar de trabajo que puede generar o empeorar un asma ya existente. La primera situación se conoce como asma ocupacional, la segunda, como asma agravada por el trabajo.

 

Noticias relacionadas
- Comer de forma saludable en la oficina es posible
- La vacunación en el trabajo evita el absentismo, el -presentismo- y la transmisión de enfermedades
- El asma ocupacional supone entre un 9 y un 15% del asma diagnosticado en adultos
- Las constantes lluvias de los últimos meses retrasan los brotes alérgicos pero auguran fuertes picos de polinización
- Expertos aseguran que determinados estilos de vida podrían reducir el desarrollo de asma

Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
 

Eventos
Enero 2018
L
M
X
J
V
S
D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad