Buscar en
Buscar
  > Reportajes
La contaminación atmosférica y la salud respiratoria  
Fecha última actualización: 06/05/2010
Documento ofrecido por SEPAR con motivo del Día Mundial del Asma 2010 
Para cualquier observador, resulta fácil percibir algunos de los efectos de la contaminación atmosférica, como irritación y prurito ocular, mal olor, disminución de visibilidad…pero además, estudios experimentales han permitido conocer los efectos deletéreos de las partículas suspendidas, junto otros contaminantes gaseosos. Sus resultados ponen de manifiesto los efectos perjudiciales de la contaminación ambiental en la salud.

Mapas metereológicos de la península Ibérica.Imagen de sciencepics.org con licencia Creative Commons
Mapas metereológicos de la Península Ibérica
Entre los posibles procesos de actuación de los contaminantes, se incluye un efecto inflamatorio directo sobre las vías aéreas. Numerosos estudios han puesto de manifiesto el efecto irritante e inflamatorio del ozono en el tracto respiratorio, demostrando un descenso de FVC y FEV1 y un incremento de la hiperreactividad bronquial inespecífica. Después de la exposición a niveles elevados de ozono se observa una infiltración por neutrófilos de la pared bronquial que se mantiene durante horas, y una liberación de mediadores inflamatorios, con aumento de la permeabilidad vascular. Estos efectos son dependientes de la cantidad y se pueden observar durante los meses de verano en las grandes ciudades. El dióxido de azufre es un gas irritante que va a causar broncoconstricción, bien mediante un efecto inflamatorio o por estimulación de los receptores colinérgicos, como sugiere el hecho de que los β2 adrenérgicos sean capaces de bloquear la broncoconstricción inducida, de forma más efectiva que los corticoides inhalados.

El tráfico de automóviles y la combustión industrial va a generar NO2 ambiental. Su principal efecto sobre la vía aérea lo ejerce a través de su papel en la formación del smog fotoquímico, cuando se encuentra en ambientes cerrados. Algunos estudios han observado un efecto potenciador de la respuesta a alérgenos. Las partículas suspendidas en función de su diámetro van a tener una diferente penetración en la vía aérea. Las partículas finas (PM 2,5) con diámetros menores de 2,5 µm corresponden en su mayoría a sulfatos, nitratos y productos de combustión del carbón; las más gruesas (PM10) incluyen el polvo resultante de la erosión del suelo y de la combustión de metales; las partículas ultrafinas (<0,1 µm) pueden atravesar la membrana alveolocapilar y circular por el torrente sanguíneo extendiendo su efecto al sistema cardiovascular. En individuos asmáticos se observa un incremento de la hiperreactividad bronquial.

En asmáticos leves sometidos a contaminación derivada de un intenso tráfico rodado, se ha observado un descenso asintomático de parámetros de función pulmonar, que se asocia a incremento de biomarcadores de inflamación neutrofílica. El humo del tabaco contiene un gran número de sustancias que son irritantes respiratorias, como SO2, amoniaco, formaldehído. Debido a la gran prevalencia de fumadores (el 36% de los adultos en España) este contaminante predominante en lugares cerrados, afecta a un importante sector de la población. El tabaquismo pasivo se ha asociado con elevación de Ig E en suero pudiendo inducir o agravar el asma, por mecanismos de sensibilización e irritación.

Efectos a corto plazo
Las primeras alarmas sobre el efecto de la contaminación ambiental fueron motivadas por el incremento de mortalidad asociada a episodios recortados de alta contaminación registrados en algunas ciudades en los años 50. Estudios efectuados con posterioridad, han confirmado que los niveles elevados de algunos contaminantes (ozono, el SO2, NO2 y las partículas en suspensión), producen un aumento de síntomas y mayor de uso de medicación en asmáticos.
 
Emisión contaminante. Autor: E.B./SINC
Emisión contaminante. Autor: E.B./SINC

Efectos en individuos susceptibles
Como en toda la patología respiratoria relacionada con la exposición ambiental, un reto importante es la identificación de individuos especialmente susceptibles. De forma colectiva, son grupos más susceptibles los pacientes con enfermedades respiratorias. Aunque algunos estudios han sugerido un efecto directo de la contaminación ambiental en el desarrollo de asma en la infancia, no se dispone de la evidencia suficiente como para ser considerada como un factor causal de enfermedad asmática.

Efecto del clima
Las condiciones de temperatura y humedad en el aire ambiental, pueden influir de forma directa en los enfermos respiratorios crónicos y también pueden intervenir modulando el grado de contaminación ambiental. El aire frío y seco durante el ejercicio físico, es uno de los factores invocados para explicar el asma inducida por el ejercicio, actuando como broncoconstrictor y contribuyendo a la liberación de mediadores inflamatorios.


 


Enlaces relacionados con este reportaje
Sociedad Española de Neumología y Cirugía TorácicaValoración:7Valoración:7Valoración:7Valoración:7 [Ir]

Reportajes relacionados
- Cuando el aire contamina la vida
- Comemos lo que somos

Consejos relacionados
- Consejos prácticos para conservar los alimentos.


Valoración: 1 (Muy Mal)Valoración: 2 (Mal)Valoración: 3 (Normal)Valoración: 4 (Buena)Valoración: 5 (Muy Buena)
Valoración: 3 (nº votos: 2)Valoración: 3 (nº votos: 2)Valoración: 3 (nº votos: 2)  

Eventos
Octubre 2018
L
M
X
J
V
S
D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Cusos y ayudas


Ir a buscador

Cómo colaborar con Educar en Salud

© Educar en salud 2011 - Aviso Legal - Politica de Privacidad